A veces no hace falta tener nuestra despensa llena para elaborar recetas exquisitas. Hay preparaciones, como las alitas de pollo con naranja amarga, que con unos pocos ingredientes dejan boquiabiertos a nuestros comensales.

La estrella de este plato es sin duda la naranja amarga, que se presenta en forma de mermelada; sin embargo, el romero destaca el sabor, al igual que el toque de cilantro.

La sencillez es la bandera de esta preparación, que aunque no requiera muchos elementos, sí necesita de mucha atención y pasión, como todo lo que hagas en la cocina.

Un dato curioso sobre la naranja amarga

Antes de comenzar esta receta de alitas de pollo con naranja amarga, es importante que sepas diferenciar esta de la naranja dulce tradicional.

Muchas personas piensan que se trata de una naranja que no ha madurado bien o que pasa por algún proceso distinto, pero la verdad es que provienen de árboles diferentes.

Aunque su consumo en mesa es menos común, esta fruta tiene múltiples propiedades y gran cantidad de vitamina C. Sabemos que en su presentación natural no es de lo más agradable, pero su mermelada sí que es toda una delicia.

Su sabor amargo la ha hecho menos popular, pero hoy día vemos cómo su empleo gastronómico es cada vez mayor, como en la deliciosa receta que conoceremos a continuación.

alitas de pollo con naranja amarga

Alitas de pollo con naranja amarga

Ingredientes para 4 personas

150 a 200 gramos de mermelada de naranja amarga

1 kilo de alitas de pollo sin las puntas y cortadas en dos

1 cucharada sopera de semillas de cilantro

2 cucharadas soperas de romero fresco

4 cucharadas soperas de agua

Aceite de oliva virgen extra (cantidad necesaria)

Sal y pimienta al gusto

 

Preparación

1- Lleva al fuego una sartén amplia o una cazuela baja en la que entren todas las alitas de pollo sin estar unas sobre las otras, con un poco de aceite de oliva. Toma en cuenta que las alas irán soltando su propia grasa.

2- Agrégale sal y pimienta a las alitas (recuerda que luego incorporarás un elemento dulce). Llévalas a la sartén cuando el aceite esté caliente, dóralas por un lado y luego voltéalas.

3- Ahora baja el fuego, añade el cilantro, el romero y continúa cocinando. Dales vueltas de cuando en cuando por unos 20 minutos para que se cocinen bien.

4- En el momento que veas que la carne se comienza a separar del hueso ya es hora de agregar la mermelada de naranja amarga y el agua. Deberás mezclar muy bien para que cada una de las alitas se impregnen. Sabrás que están listas una vez que el agua se reduzca y las alitas queden cubiertas por una capa brillante de mermelada.

Consejo para el emplatado

Si no tienes mucha experiencia puede parecerte aparatoso el emplatado de las alitas. Pero aquí un pequeño truco: aue luego tomarán un delicioso sabor con el aderezo que desprenden las alitas, además de aportar contraste y vistosidad.

Sobre esta cama coloca las alitas y glasea con el jugo que ha quedado en la sartén. Tienes un plato sencillo pero que cautivará a tus invitados.

Comprarpomelos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation